Depresión en el Tercera Edad


Qué tópicos cubre este texto

· Síntomas y signos de la depresión tercera edad

· Tipos de depresión en la tercera edad

· Causas de depresión en la tercera edad

· Tratamiento de la depresión en la tercera edad

· ¿Cómo se puede prevenir la depresión en la tercera edad?

· ¿Dónde consultar?

· Puntos claves a recordar

· ¿Dónde obtener más información?





Síntomas y signos de la depresión en el adulto mayor


La depresión contempla un rango amplio de factores biológicos y sociales que pueden hacer difícil el diagnóstico en la tercera edad y su presentación clínica puede diferir de la que vemos en adultos más jóvenes. Las personas mayores tienden a sub reportar los síntomas depresivos y les cuesta reconocer que están triste o deprimidos. Esto podría deberse a la edad, a que sienten vergüenza, o a la falta de comprensión de los síntomas depresivos.

A menudo, los síntomas depresivos (como la perdida de interés en la vida, falta de la capacidad de gozar las actividades normales, dormir poco o mal, pensamiento persistente de muerte, dolor crónico sin causa clara, dificultad para concentrarse o menoscabo de la memoria), las que son atribuidas de manera errónea a la edad, a mala salud o a síntomas de demencia.


Con frecuencia, la familia, los amigos y los médicos interpretan estos síntomas de igual forma, de modo que la depresión en la tercera edad permanece sin ser diagnosticada ni tratada por un periodo prolongado.


Entre las formas típicas que se presenta la depresión en la tercera edad se encuéntralas siguientes:


1-Síntomas físicos de curso crónico sin explicación.

Las personas mayores se pueden quejar de un amplio rango de síntomas somáticos, a los que no se le encuentra una explicación médica. Los síntomas más comunes incluyen mareos, dolores crónicos, constipación, pérdida de peso e insomnio. Generalmente, los síntomas de depresión aparecen cuando se les pregunta en forma dirigida por ánimo. En casos severos, la persona puede creer que sufre de una enfermedad incurable y ha contemplado incluso la idea de quitarse la vida.


2-Pérdida de la memoria

La depresión en la tercera edad se acompaña de perdida de la memoria, la que convierte en foco principal de las intervenciones médicas más el tratamiento de la depresión misma. El tratamiento de la depresión subyacente puede mejorar la perdida de la memoria si no existe un cuadro de deterioro cognitivo en forma concomitante.


3-Cambios conductuales

Estos pueden ser muy variados y pueden incluir:

· Evitar de salir de la casa, rechazo a alimentarse, conducta de acumulación de objetos y abuso de alcohol.

· Regalar objetos personales, interés en por la posesión de armas, hablar sobre la muerte y hacer cambios en el testamento.

Estas conductas deberían alertar a los familiares y amigos no solo de la posibilidad de una depresión, sino también del riesgo de suicidio.


Tipos de depresión en la tercera edad

El tipo más frecuente de depresión en la tercera edad es la depresión mayor, la que se asocia con factores psicológicos, características de personalidad, y eventos de vida estresantes. Sin embargo, cuando hay antecedentes de una historia de episodios depresivos anteriores, es probable que factores genéticos pueden contribuir a la génesis de la depresión.

La depresión que se desarrolla o aparece en la etapa tardía de la vida, generalmente después de los 60 años, se asocia con frecuencia a problemas de salud somáticos que aparecen al envejecer. Una persona mayor con buena salud física sin historia de episodios depresivos previos, tiene un riesgo relativo bajo de presentar un episodio depresivo en la tercera edad.


Causas de depresión en la tercera edad


Las causas de depresión en la tercera edad pueden ser múltiples y éstas incluyen:


1-Enfermedad Físicas

Existe una relación compleja entre la enfermedad física, la discapacidad y los cuadros depresivos. Muchas enfermedades físicas causan depresión, a través de una variedad de mecanismos biológicos. Entre las enfermedades físicas que pueden causar depresión se encuentran los cánceres, las enfermedades de la tiroides, las deficiencias de vitaminas, las infecciones agudas o crónicas. Existe también, una abundante literatura que la enfermedad cerebro vascular, es un factor de riesgo para presentar depresiones en la etapa tardía de la vida. Por lo tanto, es muy importante que una persona mayor que sufre un episodio depresivo por primera vez, se someta a una evaluación médica completa.


Muchas enfermedades en la tercera edad causan discapacidad permanente, lo que trae consigo una restricción de la movilidad personal y menudo requieren de asistencia para su cuidado personal. Esto puede resultar en una pérdida de la dignidad de la persona, la sensación de sentirse una carga para la familia y de temores de ser institucionalizado.

Finalmente, los medicamentos que se usan en el tratamiento de sus patologías producen depresión; en especial los hipotensores, los corticoides, los analgésicos y los tranquilizantes.


2-Aislamiento Social y Soledad

Muchas personas experimentan aislamiento social y soledad en la tercera edad, ya sea como resultado de vivir solos, por la falta de familiares cercanos, ausencia de vínculos con su cultura de origen, o por una falta de actividades comunitarias. Cuando esto ocurre, en combinación con la discapacidad física, cunde la desmoralización y se instala un cuadro depresivo.


3-Pérdidas en la Tercera Edad

Las pérdidas reales y simbólicas son la base psicológica de muchas depresiones. La tercera edad representa un período de la vida en que se acumulan las pérdidas. Muchas personas mayores son capaces de elaborar el duelo por la muerte de su pareja, amigos, parientes, de sus mascotas, de la perdida de independencia, de la salud, de su hogar y de su calidad y estilo de vida. Sin embargo, en otras personas, estas pérdidas pueden desencadenar el desarrollo de un episodio depresivo.


Tratamiento de la depresión en la tercera edad

Existe una amplia gama de tratamientos disponibles para tratar a las personas con depresión en la tercera edad


· Para las personas con depresiones severas los antidepresivos son el tratamiento de elección

· Los antidepresivos pueden tardar en ejercer su efecto, por lo tanto se requiere mantener el medicamentos por lo menos seis semanas antes de cambiar a otro antidepresivo

· Terapia electroconvulsivante es un tratamiento útil cuando el paciente no ha respondido a los antidepresivos, o cuando la depresión es muy severa.

· En las depresiones moderadas, las psicoterapias están indicadas, aunque el terapeuta debe considerar las limitaciones que impone la hipoacusia o las molestias físicas.

Otros tratamientos útiles incluyen la participación en actividades sociales, el ejercicio físico y la musicoterapia.


¿Cómo se puede prevenir la depresión en la tercera edad?

El cambio en el estilo de vida es clave para prevenir la depresión en la tercera edad. La realización de ejercicio físico en forma regular ha demostrado en muchos estudios, que los adultos mayores activos presentan un riesgo menor de presentar depresiones.

Asimismo, como se mencionó antes la enfermedad cerebro vascular se acompaña de un alto riesgo de presentar depresiones. Por lo tanto, se recomienda controlar los factores de riesgo para presenta esta enfermedad:


· Suspensión del tabaco

· Disminuir la presión arterial

· Bajar el consumo de grasas controlar el colesterol

· Dieta rica en granos, pescados y verduras

· Control del peso

· Aumentar el ejercicio físico *ver texto sobre el tema


¿Dónde puede consultar el adulto mayor?

El médico general debe ser el primero en ser consultado. Si este lo estima conveniente, derivara el paciente a un psiquiatra o a un geriatra.


Puntos claves a recordar


· La depresión en adultos mayores de 65 años puede ser difícil de reconocer, ya que los signos son similares al envejecimiento.

· El cuadro pueden incluir síntomas físicos sin explicación, pérdida de la memoria y cambios conductuales.

· Es importante, resolver los problemas que contribuyen al estado de ánimo depresivo (por ejemplo el aislamiento social, la soledad y los problemas psicosociales)

· La tercera edad no disminuye la efectividad de los tratamientos. La mejoría y la remisión de los síntomas es posible con el tratamiento adecuado.

· Como en el manejo de cualquiera depresión, el tratamiento más efectivo, debe focalizarse en los síntomas específicos, las causas, y los eventos estresantes para la persona.


¿Dónde obtener más información?

1-Guía Clínica AUGE Depresión en personas de 15 años y más MINSAL 2013

2-Guía de Práctica Clínica sobre Manejo de la Depresión en el Adulto del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España, 2014


Dr. Jorge Cabrera

Presidente Sochitab

Sochitab es una organización sin fines de lucro, dedicada a la difusión entre profesionales y la comunidad del trastorno afectivo bipolar.

Capítulo chileno de la ISBD 

@2017 SOCHITAB todos los derechos reservados. BRC Design