Nuestra Historia 

Desarrollo de SOCHITAB, capítulo chileno de la ISBD.

La Sociedad Chilena de Trastornos Bipolares (SOCHITAB) es el Capítulo Chileno de la International Society of Bipolar Disorders (ISBD) tiene seis años de existencia legal y cuenta con quince socios fundadores 190 miembros en la categoría de socio activo (membresías 2017).

 

La constitución legal de SOCHITAB data del 27 de octubre de 2011 en que por escritura pública se conformó como una “Corporación de Derecho Privado

 

Desde la creación del capítulo hemos intentado mantener los dos grandes propósitos de la ISBD que son:

 

-Fomentar el conocimiento de los trastornos bipolares, es decir, mediante actividades de educación médica continua, la que se ha dirigido a los profesionales (clínicos y académicos), y

-Promover una mejoría en la calidad de vida de los pacientes bipolares y sus familias, a través del trabajo directo con la comunidad. 

En relación al primer propósito el trabajo con profesionales, hemos realizado las siguientes actividades:

 

1-Cinco jornadas anuales en el mes de septiembre evento al que asisten aproximadamente 500 asistentes en su última versión, de dos días con aproximadamente 16 horas académicas y donde participan varios invitados extranjeros cada año.

2- Sesiones de educación médica continua dirigidas a miembros de la sociedad, con líderes de opinión locales como conferencistas.

 

3-Reuniones con equipos locales, a través de todo el país, como apoyo a la labor de los equipos clínicos principalmente.

 

Los dos primeros tipos de actividad otorgan créditos de EMC, con reconocimiento de la entidad acreditadora de especialistas a nivel local. Otro “producto” de nuestra sociedad orientada a nuestros profesionales, es la página web, que nos permite alojar prácticamente todas las presentaciones realizadas en los distintos eventos realizados, convirtiéndose en un material valioso disponible para socios. 

 

La experiencia de otros capítulos locales latinoamericanos y que tienen más años de desarrollo ha sido importante en la ejecución de estas actividades (Argentina y Colombia, por ejemplo). Por otro lado, la pertenencia a una organización global como la ISBD, nos ha permitido contar con lideres de opinión de alto impacto en nuestros eventos, como Mauricio Tohen, Eduard Vieta, Mark Frye, Michael Bauer y muchos otros, lo que otorga respaldo a la organización local frente a otros líderes de opinión y sociedades científicas locales, con quienes intentamos mantener relaciones cordiales, pero aun siendo nosotros la única sociedad con foco en los trastornos bipolares en nuestro país, inevitablemente se produce competencia de audiencia y sponsors.

 

Un desafío es la captación de socios para ISBD y nuestra sociedad, ya que ambos propósitos compiten.  Intentamos segmentar a nuestros usuarios para dirigir nuestros esfuerzos y optimizar los beneficios de todas las partes:

- ¿Quiénes son mejores candidatos para ser socios ISBD? Consideramos que la membresía de la ISBD es mejor aprovechada por profesionales clínicos y académicos dedicados preferentemente a los trastornos del ánimo, que pueden asistir con alguna regularidad a un evento anual internacional y que aprecian contar con acceso a la revista.  Los webinars, las comunicaciones regulares y la membresía en sí misma, debiesen ser más valoradas por este grupo de profesionales e incentivar el pago de una membresía anual.  Todos los socios ISBD de nuestro país, son socios de nuestra Sociedad sin un pago extra.

 

- La membresía local, por contraste, es para aquellos profesionales que no cumplen los anteriores requisitos, pero valoran asistir a un evento anual de alta calidad, tener oportunidad de asistir a actividades de EMC y acceder a los contenidos de acceso privilegiado en nuestro sitio web.

 

- Finalmente, estamos intentando que nuestro trabajo con la comunidad de pacientes y familiares sea percibido por los profesionales como un servicio adicional, que redunda en un apoyo a la actividad profesional.  Para todos aquellos que simpatizan con este aspecto, el pago de la membresía representa un donativo de apoyo a nuestra sociedad.  De este punto de vista, recalcamos en nuestras actividades que estamos constituidos no como una sociedad científica propiamente tal, sino que una corporación sin fines de lucro con una misión más amplia.

 

Respecto al trabajo con la comunidad de pacientes y familiares, nuestro desarrollo ha sido más incipiente.  Este año, y tomando ventaja del lanzamiento del día mundial del trastorno bipolar, desarrollamos un poster alusivo (ver imagen) que fue apoyado por varias instituciones junto con el Ministerio de Salud local y que tuvo distribución nacional.  Simultáneamente lanzamos una página de Facebook dirigida a la comunidad.  En su elaboración recibimos la colaboración de la International Bipolar Foundation a través de una de sus fundadoras y miembro del board de counsilors de ISBD, Muffy Walker, para lograr el tono correcto (frecuencia de posteos, orientación de sus contenidos, etc.).  La experiencia ha sido satisfactoria y han surgido actividades promovidas por los propios usuarios.  También hemos constatado que si bien Facebook es una plataforma adecuada para acercarse a la comunidad y generar promoción, no es una herramienta completamente satisfactoria para responder preguntas de salud, principalmente por aspectos asociados a la privacidad.  Estamos considerando migrar a alguna red social de salud (como healthunlocked que posee soporte para Latinoamérica) para abordar este aspecto. 

 

Un desafío del trabajo en advocacy en nuestro país, y creo que este comentario es extensivo a Latinoamérica, es la falta de cultura de organización de la comunidad (al menos en aspectos de salud), a diferencia de la experiencia de países anglosajones, existiendo una relación mucho más paternalista en la relación de los profesionales con la comunidad de pacientes.  Está pendiente evaluar cuál será la manera de relacionarnos con la comunidad.

 

Un punto aparte merece nuestro trabajo con el Ministerio de Salud.  El trabajo con los tomadores de decisiones puede ser una palanca particularmente útil, y en nuestro caso contamos con la favorable coyuntura del lanzamiento del plan nacional de tratamiento del trastorno bipolar por parte del ministerio de salud (vinculante para todo el sistema de salud, tanto privado como público).  Nuestra participación consistió en formar parte de la comisión que elaboró las guías clínicas, y también en la redacción de las mismas.  Aportamos además con los contactos para que fuera revisada por profesionales relacionados a nuestra red (ISBD), como Francesc Colom (España) y Sergio Strejilevich (Argentina).  Colaboramos también en la elaboración de una aplicación para dispositivos móviles de la misma guía y su diseminación en diferentes instancias educativas.  Finalmente, formamos parte en la confección de un manual psicoeducativo para pacientes, que será lanzado en nuestro próximo evento con paciente, en conjunto con el Ministerio de Salud.  La colaboración ha sido evaluada por ambas partes como satisfactoria y productiva.

 

Consideramos que el desarrollo de un capítulo de la ISBD en Chile ha sido un aporte tanto para los profesionales como para los pacientes; queda por evaluar la magnitud de su impacto en el largo plazo, en la educación continua, fomento a la investigación y las mejoras en la vida de los pacientes. 

Sochitab es una organización sin fines de lucro, dedicada a la difusión entre profesionales y la comunidad del trastorno afectivo bipolar.

Capítulo chileno de la ISBD 

@2017 SOCHITAB todos los derechos reservados. BRC Design